5 consejos para comunicarse con los pacientes pediátricos

Los pacientes pediátricos tienen necesidades únicas. Como enfermera pediátrica, debe comprender las diferencias clínicas entre los niños y los adultos. Las diferencias físicas no son el único aspecto único del cuidado de los pacientes pediátricos.

El enfermero pediátrico debe ser muy hábil en la comunicación. Denomina al encuentro pediátrico clásico como triádico: paciente, padres y enfermera. Esta dinámica plantea grandes desafíos cuando se comunica con los pacientes pediátricos.

Para tener éxito en la comunicación en este trabajo de enfermería, debe ser capaz de establecer relaciones, ponerse al nivel de sus pacientes e incluso divertirse un poco. Estar en sintonía con las necesidades únicas de los pacientes pediátricos y de sus padres le ayudará a desarrollar habilidades esenciales de comunicación enfermera.

Encuentre oportunidades de trabajo como enfermera viajera en algunos de los mejores centros pediátricos del país.

5 consejos de comunicación eficaz para las enfermeras pediátricas

Construir relaciones

Como enfermera pediátrica, tendrá que establecer relaciones con sus pacientes pediátricos y sus padres. Intente saludar primero al paciente. Esto comunica que usted siente que son importantes. Necesitas la confianza de tu paciente pediátrico para que cumpla. Una vez que haya saludado al niño, puede hablar con los padres.

Ser interactivo también es una buena idea. Antes de empezar a evaluar los pulmones, deje que el niño mire su estetoscopio. Haz que practique la respiración profunda antes de ponerte el estetoscopio en los oídos. Escuche primero los pulmones de sus padres. Deja que vean que no hay “boos-boos” con la evaluación.

Asegúrese de describir lo que está haciendo antes de hacerlo. Esta conversación honesta y relajada ayudará a crear confianza y a mejorar la atención al paciente.

Cree un entorno cómodo

La sala de exploración estéril puede dar miedo a los pacientes pediátricos. Asegúrese de que haya libros, juguetes e incluso lápices de colores para usar en ese papel arrugado y ruidoso de la mesa de examen.

Crear un entorno cómodo ayudará a que los pacientes pediátricos se sientan cómodos y a calmar sus nervios.

Ponte a su nivel (literalmente)

Estar de pie sobre tus pacientes pediátricos puede hacer que se sientan incómodos. Arrodíllate para hablar con ellos si están en el suelo. O haz que mamá o papá los sostengan en su regazo o en la mesa de examen para que estén a un nivel similar cuando estén sentados o de pie.

Haz tus deberes

La enfermera pediátrica más capacitada entiende la importancia de conectar con el paciente. Pregúntales qué les gusta hacer.

Esté en contacto con lo que los diferentes grupos de edad disfrutan en este momento. Esto puede significar descargar Snapchat. Esté al día sobre los programas infantiles más populares, la tecnología y otras cosas para mantener la conversación.

Si un niño pequeño tarda en entrar en calor, ¡juega! Así es: construye un coche de Lego, colorea un dibujo o saca la plastilina. Todos los niños entienden el lenguaje del juego. El juego también les distrae de las partes terroríficas de la visita.

Déjeles ayudar

Los pacientes pediátricos son ayudantes por naturaleza. Deja que te ayuden a preparar las cosas para la evaluación, que sostengan la tirita o que escuchen tu corazón primero.

Ser enfermera de pediatría es una carrera desafiante, pero satisfactoria. Baja la guardia y aprende a ser un niño de nuevo. Esto te ayudará a comunicarte con los pacientes pediátricos y sus padres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *